Cómo hacer aceite de caléndula

Aceite de Caléndula: Pasos para elaborarlo

¿Has probado alguna vez hacer aceites vegetales? ¿Estás buscando recetas para realizar tus propios aceites?

 

   El aceite de caléndula forma parte de mi botiquin natural. Me gusta dedicar algún tiempo a realizar recetas caseras y preparados de plantas. La elaboración de aceites me resulta muy estimulante y a la vez útil. Plantas tan sencillas y agradecidas como la caléndula (Calendula officinalis) se convierten en un gran aliado.

Huerto Escondido en Conil

¿Utilizas habitualmente el aceite de caléndula? ¿Te gustaría probarlo?

 Voy a compartir contigo, de manera muy sencilla como hago el aceite de caléndula. No te voy a poner una larga lista de propiedades de esta planta porque puedes encontrar fácilmente mucha información sobre esto en internet o en cualquier guía botánica.

   A grandes rasgos, esta planta es conocida por multitud de cualidades terapéuticas: antiinflamatorias, fungicidas, antisépticas, hidratantes, vulnerarias y tonificantes

   El aceite de caléndula se usa de forma externa. La caléndula se puede utilizar en infusión, decocción, aceite, pomada, cataplasma, tintura en polvo e incluso como ingrediente en las ensaladas. Por ser una especie perenne, podemos disfrutar en nuestro jardín o huerto prácticamente todo el año de ella (es una planta de climas templados, pero muy adaptable. Crece a pleno sol o en semisombra y resistente a las heladas)

   “Curiosidad: Tradicionalmente es un indicadora del tiempo, sus flores se cierran al terminar el día y cuando va a llover”

Normalmente se recogen las hojas para secar en verano (entre junio y julio)

Consejo: Recolecta las caléndulas frescas (la mejor hora del día entre las 11 y las 12 horas del mediodía. Es preferible que no estén mojadas) No se lavan, mejor sacudir la planta por si tiene insectos pegados.

¿Qué métodos se usan para obtener el aceite?

Proceso:

   Podemos utilizar varios procesos para la extracción del aceite de caléndula

Flores secas
Flores frescas
En frío
En caliente

1.- Método con flores frescas

   En primer lugar, os voy a explicar como utilizarlas frescas. Se usan las flores enteras, picadas o machacadas.
Aceite de calidad, yo prefiero siempre utilizar de primera presión en frío (si es ecológico, mejor). Aceite de oliva, coco, almendras, uva..
Nota: He realizado un experimento para macerar la caléndula con aceite de sésamo. Da calor a la piel, mejora la circulación. Posee propiedades antioxidantes, ya que es rico en vitamina E. Hidrata y nutre la piel, la revitaliza y combate la flacidez. Incluso, lo podemos utilizar para la caspa y sequedad del cabello. La sinergia de estos dos elementos consigue un aceite corporal de buena calidad.
El resultado ha sido bueno, me ha gustado

Preparación:

   Primero he llenado un bote de cristal con las flores que tenía disponibles, sin apretarlas.

   A continuación he añadido el aceite de sésamo (el aceite que vayas a utilizar) hasta cubrir las flores.

   Cierro el frasco de cristal lo dejo macerar en el exterior con el sol (vale unas horas al día) y la luna, entre 15 y 20 días. A mí me gusta dejarlo unos 40 días en maceración. Mover de vez en cuando Pasado el tiempo de maceración, lo filtro y guardo en un envase de cristal oscuro bien limpio en un sitio oscuro y fresco.

aceite de caléndula

2.-Método flores secas

   Finalmente os explico el proceso con las flores secas. Es el mismo, tan sólo tienes que cambiar la proporción. De una cuarta parte a la mitad del envase con las flores (sin apretar). LLenar con el aceite.

   Se puede macerar en caliente según el método de Maria Treben Echar, la planta triturada en el aceite y calentar hasta que hierva el aceite, retirar del fuego y tapar. Mantener en un lugar cálido y un día después volver a calentar, filtrar y guardar.

   Baño María:  también puedes poner la planta triturada con el aceite al baño María y dejarla así durante un par de horas a fuego suave, apagar el fuego, dejar enfriar. El aceite resultante, puede usarse inmediatamente una vez filtrado, o mantenerse si filtrar en un frasco de cristal en un lugar cálido durante varios días o hasta dos semanas, así se obtiene un aceite más completo. Es preferible usar la planta fresca, el macerado será más activo. Yo la empleo fresca. Pero si no tienes plantas, es una alternativa útil. El único inconveniente de usar la planta fresca es que hay que tener cuidado porque puede echarse a perder si tiene humedad.

¿No tienes flores suficientes?

 Utiliza la cantidad que tengas en proporción al envase. Tendrás que usar un envase más pequeño.

Solución: ir incorporando más flores según vayan saliendo.

¿Se ha estropeado? ¿Ha salido moho o huele mal?

  Precauciones para evitarlo:

  • Recipiente suficientemente seco
  • Guardar en un sitio sin humedad
  • Remover el macerado a diario y cerrar bien.
  • La planta debe quedar siempre debajo del aceite
  • Dejar lo suficiente expuesto al sol. Si vives en una zona con poco sol, dejarlo en algún lugar con calor.
  • Dejar secar las plantas antes de usarlas unas horas o días.

¿Se puede utilizar el resto de la planta?

Sí se puede.

En caso de alguna duda sobre el uso de este aceite, consultar a un especialista. Precaución para las personas que tengan algún tipo de alergia a las plantas de la familia de las compuestas.

aceite de caléndula
aceite de caléndula

Biografía que os aconsejo:

Salud de la Botica del Señor, Maria Treben, Editorial Ennsthaler, 2012.
La Farmacia Natural de la Abuela, Ana Fernández Magdalena, EDAF, 1999.
The Essential Guide to Herbal Safety, Elsevier, 2005.

Comparte el artículo en tus redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email