Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://eldiariodeunamujerrural.com/alimentacion-saludable/el-huerto-en-diciembre/
Instagram
LinkedIn

El huerto en Diciembre

por | Dic 6, 2017

     El huerto en Diciembre.  Consejos, labores, planificación..

        Con el solsticio comienza oficialmente la estación de invierno. Normalmente suele ser un mes frío (más o menos grados, dependiendo de nuestra ubicación). Este año el frío y la lluvia se ha retrasado bastante en toda la península española. En el sur, la lluvia está siendo bastante escasa hasta ahora.

  En las zonas más frías será el momento de mayor reposo, en el que se cosecharan las hortalizas más resistentes Es una buena época para hacer reparaciones, revisar las herramientas, hacer nuestro banco de semillas, organizar las plantaciones del próximo año. Otra de las labores importantes en el huerto es esparcir el estiércol o compost. Cortamos cañas en luna llena o menguante, que luego nos servirán de tutores para las judías y tomates.

Un huerto familiar es la mejor manera de ejercitar el optimismo.

Ezra Taft Benson

   ¿Qué podemos hacer en este mes? 

     Hay varias tareas que podemos realizar para preparar adecuadamente nuestro huerto. Todas nuestras acciones darán su fruto en primavera.

                  Tareas:

Preparar los semilleros

Acondicionamiento de las herramientas

Revisión de nuestro banco de semillas

Diseño del huerto, planificación, agenda y calendario 

Labores del huerto

Abonos verdes

La Fertilidad del huerto: Compost

Acolchados

 

    A priori, puede parecer que hay poco trabajo en la huerta en invierno, pero os aseguro que se pueden hacer muchas cosas para seguir teniendo una huerta magnífica.

   En un artículo anterior (Cómo hacer tu huerto de Otoño – Invierno), os expliqué cómo diseñar y construir un huerto familiar.

A continuación, os voy a hablar de más aspectos que os ayudarán a tener un huerto adaptado a vuestras necesidades.

#1 Preparar los semilleros

     Un elemento importante del huerto es el semillero. Este nos permite cultivar nuestras propias plantas y así no depender de terceros. 

   Hacer nuestros propios semilleros es sencillo. Os voy a dar algunos consejos:

– Elegir semillas de calidad. Semillas adaptadas a la zona donde tenéis vuestro huerto. Podéis preguntar a otras personas que cultiven desde hace tiempo y que conserven sus propias semillas. Puedes encontrar eventos en los que hay intercambio de semillas. También hay otras opciones de intercambio por internet en foros, grupos, etc

 – Yo utilizo semillas ecológicas, otras que yo guardo o de personas de confianza que llevan tiempo cultivando.

 – Es importante utilizar un sustrato apropiado para hacer el semillero. Un sustrato orgánico adecuado que utilizo es “Light mix de Biobizz

 – Hay que mantener la humedad adecuada de los semilleros. Una buena opción es utilizar un pulverizador de mano.

 – Un lugar para conservar los semilleros en condiciones apropiadas es un invernadero. Los podemos fabricar de manera casera, incluso reutilizando ventanas, maderas, marcos, palos, palets..

#2 Acondicionamiento de las herramientas

      Es el momento de poner las herramientas a punto. Azadas, azadillas, legón, escardador, rastrillo, pala, horca, horca de doble mango, etc

   La horca de doble mango no es muy conocida, pero es bastante útil. Hace unos meses que tengo una y la utilizo para airear la tierra. Nos permite remover la tierra sin necesidad de arar ni voltear los perfiles del suelo.

   

   

#3 Revisión de nuestro banco de semillas

     Conservar semillas es cultivar biodiversidad. Revisamos nuestra lista de semillas, para planificar las próximas temporadas de siembra.

   Os dejo algunas direcciones interesantes donde podéis obtener semillas ecológicas:

 

Red Andaluza de Semillas

Red de Semillas

Red de Semillas de Aragón

Red Campesina de Asturias

Red de Semillas de Cantabria

Centro Zahoz

Red Extremeña de Semillas

Rede Galega de Sementes

Red Semillas Rioja

Bajo el Asfalto está la huerta

Red de Semillas de Navarra

Red de Semillas de Euskadi

Ecovidasolar

Planeta Huerto

Plantaromed

El Vergel de las Hadas

Asociación Kokopelli

Madre Tierra

#4 Diseño del huerto, planificación, agenda y calendario

      Dedicaremos un tiempo a planear el huerto y organizar todos los pasos a seguir. Necesitamos un cuaderno de campo, agenda y el calendario de la siembra adaptado a la zona donde vivimos. 

   Información en este enlace : Planifica tu huerto 

#5  Labores del huerto

      Las labores del  huerto en Diciembre:

 

   – Siembra en semillero de cama caliente: Tomates, acelgas y alcachofas.

   – Siembra directa en zonas templadas: ajos, berros, espinacas, guisantes..

   – Trasplantes: Escarolas, lechugas, puerros

  – Poda de frutales de pepita y protegemos los cortes con tintura de propóleo y arcilla Poda de los almendros. Si vamos a plantas árboles, ahora prepararemos los hoyos. Seguimos protegiendo las plantas medicinales, por ejemplo con paja.  

   – Revisar cómo ha ido el huerto en 2017, repasar las anotaciones de la agenda para mejorar el próximo año.

   – Planificar las labores del huerto en 2018, rotaciones, asociaciones favorables y trasplantes

   – Reparar desperfectos.

   – Cosechar

   – Al final de mes, en las zonas cálidas se empiezan a preparar los semilleros protegidos o camas calientes. 

Tengo sembrados en mi huerto en este momento: Habas, guisantes, espinacas, acelgas, lechugas, rúcula, ajos, cebollas, puerros, remolachas, coliflores, brócolis, kales, lombardas, fresas, tirabeques, apios  y rabanitos.

   Información en este enlace : Tips de tu huerto en Invierno

#6  Abonos Verdes

      La fertilidad en el suelo es muy importante. El abono verde mantiene la actividad biológica de la tierra aportando los nutrientes necesarios. Las leguminosas dan un aporte de nitrógeno al huerto. Suministran cantidades importantes de elementos fertilizantes al cultivo siguiente.

Después de segar o triturar el abono verde es recomendable:

– Dejarlo en la superficie para que se marchite.

– Enterrarlo muy superficialmente

– Incorporarlo a la capa arable del suelo

   Hay que segar el abono antes de la floración e incorporarlo a la tierra. Es una garantía de salud, vitalidad y fertilidad de la tierra.

#7  La Fertilidad del huerto: Compost

      El compost es un proceso natural de descomposición de la materia orgánica, que están sometidos a un proceso biológico controlado de fermentación.

   Es una forma de reducir los residuos que se generan y transformarlos en alimento para nuestros cultivos. Hay tres formas de compostaje. En superficie, en montones o en composteros.

   En el compostaje de superficie, la materia orgánica se deposita sobre la tierra o ligeramente mezclada con su capa superficial. Funciona mejor en climas húmedos que en secos. 

   Los elementos que podemos compostar: Las plantas de huerto y jardín, hierbas adventicias, estiércol, ramas trituradas de los restos de la poda, hojas de árboles, hierbas medicinales, césped, algas marinas, hierba segada, peladuras de frutas y hortalizas, cáscaras de huevos, posos de café, servilletas o pañuelos de papel, pelo, lana..

   Elementos que no podemos añadir al compost: Materiales químicos – sintéticos, materiales no degradables (vídrio, metales, plásticos), ramas y hojas de tuya o ciprés, grama u otras plantas invasoras, huesos grandes, virutas o serrín tratado, aglomerados, contrachapados, cáscaras de almendras o nueces, restos orgánicos contaminados de sustancias tóxicas o plantas enfermas.

   Elementos compostables con limitaciones: Cítricos, productos cárnicos, patatas estropeadas, virutas de serrín de maderas no tratadas, cenizas, papel y cartón, trapos y restos de tejidos.

Consejos para el compostaje:

 Situación: Protegido del viento, soleado en invierno y sombreado en verano

Fases lunares: En luna llena o menguante, hay que iniciarlo, voltearlo o sacarlo del compostero. Pisar o compactar en luna creciente.

Añadir estiércol o compost viejo para enriquecer la mezcla y acelerar el proceso.

Desechar las partes de la plantas enfermas para evitar el riesgo de enfermedades

Alternar material seco sobre húmedo

#8  Acolchados

   El acolchado protege la vida de la tierra del huerto. Lo hace más fértil. Los materiales para acolchar pueden ser vegetales como la paja, los restos de cosechas, los restos de la poda triturados.. También pueden ser minerales como las piedras o rocas volcánicas.

   Aparte de proteger el suelo de las inclemencias, la radiación solar, la evaporación del agua, la erosión y mantener un clima idóneo para el suelo, nos ahorran trabajo en el desherbado ya que minimizan que germinen otras hierbas.

   Nos aporta nutrientes a medida que se va descomponiendo y mejora la estructura del suelo. 

   Evita que la tierra se reseque, mantiene la humedad, facilita la aireación gracias a la porosidad que se crea.

   Mantiene protegida a la flora bacteriana y microbiana del suelo.

   

PUBLICACIÓN PRÓXIMO JUEVES

Share This

Comparteló con tus amigos

Si te ha gustado